• info@jamonesjpd.com

  • +34 912 961 580

Tipos de Jamón

Tipos de Jamón

Los tipos de jamón que podemos encontrar en el mercado se distinguen fundamentalmente en base a dos variables: raza y manejo. La raza definirá en un 80% el resultado del producto final, mientras que el manejo definirá el 20% restante; si bien estas dos variables están estrechamente vinculadas, puesto que la elección de raza y su pureza condicionará por lógica el manejo. Es decir, no vamos a encontrar un cerdo Duroc alimentado con bellota, ni un cerdo 100% ibérico criado en intensivo. Y en caso de hacerlo sería una contradicción, ya que en el mundo del jamón, como en casi todos los de la alimentación, encontramos dos tendencias, la que busca el coste y la que busca la calidad, y las combinaciones arriba mencionadas serían una mezcla de las dos, que no satisfaría ni a los amantes de la calidad ni a los que buscan ajustar costes.
Concretando un poco más, en el mercado español, encontraremos fundamentalmente dos razas: Duroc e Ibérica. Los productos que encontraremos en el mercado son por tanto fruto de distintas combinaciones entre ellas:
- Jamón Serrano: Raza blanca o 100% Duroc (también se utilizan otros cerdos blancos)
- Jamón Ibérico: 50% Ibérico-50% Duroc, en algunos casos puede ser 75% Ibérico-25% Duroc
- Jamón 100% Ibérico: como su propio nombre indica, raza 100% Ibérica
Al mezclar la raza ibérica con la Duroc se consiguen mejores rendimientos, menor mortalidad de los lechones, más peso en canal…en resumen un mejor rendimiento económico, pero en detrimento de la calidad. A menor calidad mejor precio. Desafortunadamente existe gran confusión en el etiquetado que no permiten ver estas diferencias de forma evidente, por lo que hay que leer con detenimiento, siempre en búsqueda del tipo y pureza de la raza, para poder combinar productos equiparables.
Por otra parte en lo que concierne al manejo encontraremos dos grandes grupos, el manejo intensivo y el manejo extensivo. El manejo intensivo es en granjas, con un espacio delimitado por animal y una alimentación a base de pienso; tipo de manejo que se utilizaría en el caso del Jamón Serrano. En el otro extremo tenemos el manejo extensivo, donde encontraremos a los animales sueltos en libertad en la Dehesa, y la base de su alimentación será la bellota, de la que disfrutan durante el período de Montanera, en el que llegarán a coger hasta un 60% de su peso final. Este tipo de manejo es el que encontramos siempre en el caso de Jamón 100% Ibérico. Entre los dos encontraremos al Jamón Ibérico, que como en el caso de la raza, es un híbrido en el manejo, dando lugar a distintos tipos de manejo, desde 100% intensivo (cebo),a intensivo pero con una simulación de espacio natural (cebo de campo), a una combinación de intensivo y extensivo, bellota y pienso (recebo). Del mismo modo que ocurre con la raza, la información en este sentido es confusa en el etiquetado, lo que nos obliga a investigar bien cada marca para conocer realmente lo que estamos comprando.
En el caso de Jamones Juan Pedro Domecq, sólo trabajamos con un tipo de jamón, el de más alta gama: 100% ibérico de bellota, de padre y madre 100% ibéricos, criado en libertad en la Dehesa desde que es un lechón, y con una alimentación natural basada en la bellota. Para conocer más sobre nuestros cerdos y filosofía de producción, no deje de consultar nuestra web www.jamonesjuanpedrodomecq.com
Los tipos de jamón que podemos encontrar en el mercado se distinguen fundamentalmente en base a dos variables: raza y manejo. La raza definirá en un 80% el resultado del producto final, mientras que el manejo definirá el 20% restante; si bien estas dos variables están estrechamente vinculadas, puesto que la elección de raza y su pureza condicionará por lógica el manejo. Es decir, no vamos a encontrar un cerdo Duroc alimentado con bellota, ni un cerdo 100% ibérico criado en intensivo. Y en caso de hacerlo sería una contradicción, ya que en el mundo del jamón, como en casi todos los de la alimentación, encontramos dos tendencias, la que busca el coste y la que busca la calidad, y las combinaciones arriba mencionadas serían una mezcla de las dos, que no satisfaría ni a los amantes de la calidad ni a los que buscan ajustar costes.
Concretando un poco más, en el mercado español, encontraremos fundamentalmente dos razas: Duroc e Ibérica. Los productos que encontraremos en el mercado son por tanto fruto de distintas combinaciones entre ellas:
- Jamón Serrano: Raza blanca o 100% Duroc (también se utilizan otros cerdos blancos)
- Jamón Ibérico: 50% Ibérico-50% Duroc, en algunos casos puede ser 75% Ibérico-25% Duroc
- Jamón 100% Ibérico: como su propio nombre indica, raza 100% Ibérica
Al mezclar la raza ibérica con la Duroc se consiguen mejores rendimientos, menor mortalidad de los lechones, más peso en canal…en resumen un mejor rendimiento económico, pero en detrimento de la calidad. A menor calidad mejor precio. Desafortunadamente existe gran confusión en el etiquetado que no permiten ver estas diferencias de forma evidente, por lo que hay que leer con detenimiento, siempre en búsqueda del tipo y pureza de la raza, para poder combinar productos equiparables.
Por otra parte en lo que concierne al manejo encontraremos dos grandes grupos, el manejo intensivo y el manejo extensivo. El manejo intensivo es en granjas, con un espacio delimitado por animal y una alimentación a base de pienso; tipo de manejo que se utilizaría en el caso del Jamón Serrano. En el otro extremo tenemos el manejo extensivo, donde encontraremos a los animales sueltos en libertad en la Dehesa, y la base de su alimentación será la bellota, de la que disfrutan durante el período de Montanera, en el que llegarán a coger hasta un 60% de su peso final. Este tipo de manejo es el que encontramos siempre en el caso de Jamón 100% Ibérico. Entre los dos encontraremos al Jamón Ibérico, que como en el caso de la raza, es un híbrido en el manejo, dando lugar a distintos tipos de manejo, desde 100% intensivo (cebo),a intensivo pero con una simulación de espacio natural (cebo de campo), a una combinación de intensivo y extensivo, bellota y pienso (recebo). Del mismo modo que ocurre con la raza, la información en este sentido es confusa en el etiquetado, lo que nos obliga a investigar bien cada marca para conocer realmente lo que estamos comprando.
En el caso de Jamones Juan Pedro Domecq, sólo trabajamos con un tipo de jamón, el de más alta gama: 100% ibérico de bellota, de padre y madre 100% ibéricos, criado en libertad en la Dehesa desde que es un lechón, y con una alimentación natural basada en la bellota. Para conocer más sobre nuestros cerdos y filosofía de producción, no deje de consultar nuestra web www.jamonesjuanpedrodomecq.com
Los tipos de jamón que podemos encontrar en el mercado se distinguen fundamentalmente en base a dos variables: raza y manejo. La raza definirá en un 80% el resultado del producto final, mientras que el manejo definirá el 20% restante; si bien estas dos variables están estrechamente vinculadas, puesto que la elección de raza y su pureza condicionará por lógica el manejo. Es decir, no vamos a encontrar un cerdo Duroc alimentado con bellota, ni un cerdo 100% ibérico criado en intensivo. Y en caso de hacerlo sería una contradicción, ya que en el mundo del jamón, como en casi todos los de la alimentación, encontramos dos tendencias, la que busca el coste y la que busca la calidad, y las combinaciones arriba mencionadas serían una mezcla de las dos, que no satisfaría ni a los amantes de la calidad ni a los que buscan ajustar costes.
Concretando un poco más, en el mercado español, encontraremos fundamentalmente dos razas: Duroc e Ibérica. Los productos que encontraremos en el mercado son por tanto fruto de distintas combinaciones entre ellas:
- Jamón Serrano: Raza blanca o 100% Duroc (también se utilizan otros cerdos blancos)
- Jamón Ibérico: 50% Ibérico-50% Duroc, en algunos casos puede ser 75% Ibérico-25% Duroc
- Jamón 100% Ibérico: como su propio nombre indica, raza 100% Ibérica
Al mezclar la raza ibérica con la Duroc se consiguen mejores rendimientos, menor mortalidad de los lechones, más peso en canal…en resumen un mejor rendimiento económico, pero en detrimento de la calidad. A menor calidad mejor precio. Desafortunadamente existe gran confusión en el etiquetado que no permiten ver estas diferencias de forma evidente, por lo que hay que leer con detenimiento, siempre en búsqueda del tipo y pureza de la raza, para poder combinar productos equiparables.
Por otra parte en lo que concierne al manejo encontraremos dos grandes grupos, el manejo intensivo y el manejo extensivo. El manejo intensivo es en granjas, con un espacio delimitado por animal y una alimentación a base de pienso; tipo de manejo que se utilizaría en el caso del Jamón Serrano. En el otro extremo tenemos el manejo extensivo, donde encontraremos a los animales sueltos en libertad en la Dehesa, y la base de su alimentación será la bellota, de la que disfrutan durante el período de Montanera, en el que llegarán a coger hasta un 60% de su peso final. Este tipo de manejo es el que encontramos siempre en el caso de Jamón 100% Ibérico. Entre los dos encontraremos al Jamón Ibérico, que como en el caso de la raza, es un híbrido en el manejo, dando lugar a distintos tipos de manejo, desde 100% intensivo (cebo),a intensivo pero con una simulación de espacio natural (cebo de campo), a una combinación de intensivo y extensivo, bellota y pienso (recebo). Del mismo modo que ocurre con la raza, la información en este sentido es confusa en el etiquetado, lo que nos obliga a investigar bien cada marca para conocer realmente lo que estamos comprando.
En el caso de Jamones Juan Pedro Domecq, sólo trabajamos con un tipo de jamón, el de más alta gama: 100% ibérico de bellota, de padre y madre 100% ibéricos, criado en libertad en la Dehesa desde que es un lechón, y con una alimentación natural basada en la bellota. Para conocer más sobre nuestros cerdos y filosofía de producción, no deje de consultar nuestra web www.jamonesjuanpedrodomecq.com