• info@jamonesjpd.com

  • +34 912 961 580

PATA NEGRA

    ¿Te atreves a imitar a nuestro cortador? Haz la prueba con nuestro jamón   ¡Comprar aquí!

PATA NEGRA

"Pata Negra" es un término usado de forma genérica para identificar a los Jamones ibéricos españoles, es decir jamón curado elaborado a partir de cerdos ibéricos en España. Un producto que se considera un verdadero manjar.

El cerdo negro ibérico es una raza de cerdo doméstico que se puede encontrar en el Sur y Suroeste de España, incluyendo regiones como Salamanca, Cáceres, Badajoz, Sevilla, Córdoba y Huelva así como el sur de Portugal, donde se le conoce como "porco de raça alentejana."

Hay varias teorías sobre el origen del cerdo negro ibérico, pero casi todos coinciden en que este animal único es un cruce entre el jabalí autóctono de la Península Ibérica (Sus scrofa y Mediterraneus Sus) y el cerdo doméstico (Sus scrofa domesticus).

La historia nos dice que los cerdos domésticos fueron introducidos en la Península Ibérica por los fenicios, desde lo que hoy conocemos como Líbano y Siria. El cruce de estos sementales porcinos con los jabalís locales dio lugar la primera ronda de cerdos ibéricos alrededor del 1000 AC.

Esta raza especial de cerdo ibérico está vinculada al ecosistema llamado "dehesa”. Este término se refiere a las grandes extensiones cubiertas de encinas que encontramos en el Suroeste de la Península Ibérica. El cerdo ibérico es esencial para la protección y preservación de la Dehesa, siendo su principal recurso económico. Por su parte, las dehesas son una barrera natural de entrada al mercado del cerdo ibérico de bellota, ya que el número de cerdos permitidos por hectárea Dehesa está limitado a 1, y los árboles necesarios para alimentar a los cerdos tardan un mínimo de cuarenta años para llegar a pleno potencial.

La Dehesa es un ecosistema diverso que admite hasta cuatro diferentes tipos de encina; la mayoría de la producción de bellota en España procede de ellas. Por desgracia, la temporada en la que estos árboles dan su fruto (llamada montanera) es más bien corta. Los cerdos pueden disfrutar de una dieta de bellotas de septiembre a abril, aunque para recibir la designación de "bellota", la normativa requiere únicamente que el cerdo reciba dos meses de este tipo de alimentación. Cuanto más tiempo pasa el cerdo en libertad durante la montanera, mayor es la calidad del jamón obtenido.

En contraposición a la creencia general, el "ibérico" o cerdo "pata negra" no siempre es completamente negro. Su pelaje puede ser de color gris, marrón y negro. Los cerdos ibéricos de coloración negra tienen el pelo muy corto o no tienen pelo, así como una forma redonda muy característica, y por supuesto, la pezuña negra o "pata negra" que los hizo famosos.

A los cerdos a los que se intenta hacer referencia con el uso genérico del término "Pata Negra" (es decir a los cerdos ibéricos alimentados con bellotas) son más pequeños que los cerdos domésticos de raza blanca, debido a la genética así como a su crianza: ejercicio constante y una dieta natural. Así que la clave para la calidad del jamón no está sólo en la raza, (ibérico puro), sino también en la crianza y alimentación; dos rasgos esenciales que no se describen con el simple término "pata negra".

Así que cuando usted compre "pata negra", verifique que el "Jamón es Ibérico 100% puro de bellota", la variedad más valiosas de jamón ibérico, es decir, el producto de alta calidad, más escaso y más valioso, el auténtico manjar de la Península Ibérica.
"Pata Negra" es un término usado de forma genérica para identificar a los Jamones ibéricos españoles, es decir jamón curado elaborado a partir de cerdos ibéricos en España. Un producto que se considera un verdadero manjar.

El cerdo negro ibérico es una raza de cerdo doméstico que se puede encontrar en el Sur y Suroeste de España, incluyendo regiones como Salamanca, Cáceres, Badajoz, Sevilla, Córdoba y Huelva así como el sur de Portugal, donde se le conoce como "porco de raça alentejana."

Hay varias teorías sobre el origen del cerdo negro ibérico, pero casi todos coinciden en que este animal único es un cruce entre el jabalí autóctono de la Península Ibérica (Sus scrofa y Mediterraneus Sus) y el cerdo doméstico (Sus scrofa domesticus).

La historia nos dice que los cerdos domésticos fueron introducidos en la Península Ibérica por los fenicios, desde lo que hoy conocemos como Líbano y Siria. El cruce de estos sementales porcinos con los jabalís locales dio lugar la primera ronda de cerdos ibéricos alrededor del 1000 AC.

Esta raza especial de cerdo ibérico está vinculada al ecosistema llamado "dehesa”. Este término se refiere a las grandes extensiones cubiertas de encinas que encontramos en el Suroeste de la Península Ibérica. El cerdo ibérico es esencial para la protección y preservación de la Dehesa, siendo su principal recurso económico. Por su parte, las dehesas son una barrera natural de entrada al mercado del cerdo ibérico de bellota, ya que el número de cerdos permitidos por hectárea Dehesa está limitado a 1, y los árboles necesarios para alimentar a los cerdos tardan un mínimo de cuarenta años para llegar a pleno potencial.

La Dehesa es un ecosistema diverso que admite hasta cuatro diferentes tipos de encina; la mayoría de la producción de bellota en España procede de ellas. Por desgracia, la temporada en la que estos árboles dan su fruto (llamada montanera) es más bien corta. Los cerdos pueden disfrutar de una dieta de bellotas de septiembre a abril, aunque para recibir la designación de "bellota", la normativa requiere únicamente que el cerdo reciba dos meses de este tipo de alimentación. Cuanto más tiempo pasa el cerdo en libertad durante la montanera, mayor es la calidad del jamón obtenido.

En contraposición a la creencia general, el "ibérico" o cerdo "pata negra" no siempre es completamente negro. Su pelaje puede ser de color gris, marrón y negro. Los cerdos ibéricos de coloración negra tienen el pelo muy corto o no tienen pelo, así como una forma redonda muy característica, y por supuesto, la pezuña negra o "pata negra" que los hizo famosos.

A los cerdos a los que se intenta hacer referencia con el uso genérico del término "Pata Negra" (es decir a los cerdos ibéricos alimentados con bellotas) son más pequeños que los cerdos domésticos de raza blanca, debido a la genética así como a su crianza: ejercicio constante y una dieta natural. Así que la clave para la calidad del jamón no está sólo en la raza, (ibérico puro), sino también en la crianza y alimentación; dos rasgos esenciales que no se describen con el simple término "pata negra".

Así que cuando usted compre "pata negra", verifique que el "Jamón es Ibérico 100% puro de bellota", la variedad más valiosas de jamón ibérico, es decir, el producto de alta calidad, más escaso y más valioso, el auténtico manjar de la Península Ibérica.