• info@jamonesjpd.com

  • +34 912 961 580

Chorizo ibérico

    ¿Te atreves a imitar a nuestro cortador? Haz la prueba con nuestro jamón   ¡Comprar aquí!

Chorizo ibérico

El chorizo ibérico es sin duda el embutido de cerdo ibérico con mayor renombre tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata de un embutido elaborado a partir de carne magra de cerdo ibérico, así como de grasa del mismo cerdo cuidadosamente seleccionada.La carne, junto con la grasa, se pica con antelación por separado y después se mezclan y se condimentan.En el caso del 100% ibérico la grasa incluida en la mezcla será inferior, ya que dada la alta riqueza oleica de la grasa 100% ibérica, la mezcla adquiere la textura y sabor requeridos con mucha menor cantidad.
La mezcla de carne y grasa ibérica se condimenta con especies, de las cuales la más destacada es el pimentón, lo que le da al chorizo ibérico su característico color rojo. Según las preferencias se puede utilizar pimentón dulce o picante, en Jabugo, es más común un chorizo con menos picante para realzar aún más el excepcional sabor de la materia prima; aunque también encontraremos el Jabuguito, típico de la zona, que es un chorizo más pequeño, menos curado y con un mayor punto de pimentón, excepcional para los platos cocinados.
En Juan Pedro Domecq, el adobado del chorizo lo realizamos siguiendo recetas tradicionales, que se originaron cuando la matanza seguía siendo un proceso familiar elaborada en su totalidad en casa. Eran un éxito entonces y lo siguen siendo ahora.
Cuando encontramos el punto exacto de condimentación que buscamos, el chorizo se introduce dentro de una tripa artificial para comenzar su proceso de secado. Dicho proceso de secado se realiza en secaderos naturales durante un período de 3 a 5 meses. Durante este proceso el chorizo perderá parte de su peso en fresco, en el caso del 100% ibérico entre un 30 y un 40% del mismo, lo que hace que se concentre aún más su sabor.Nuestro equipo visitará la sala de embutidos todas las semanas una vez pasados los 3 meses y medio iniciales, para asegurar que se envasa en su punto de curación óptimo. Una vez secado el chorizo se envasa al vacío, con una vida útil de aproximadamente un año.
Como indicábamos antes, este producto tan típico de nuestra gastronomía se ha convertido en uno de los grandes embajadores de la cocina española, siempre, junto al jamón de bellota 100% ibérico. Su precio más económico y su particular sabor, le facilitan la entrada, así como su importante valor como condimento en numerosos platos de nuestra gastronomía. Ningún restaurante español en el extranjero está completo sin contar con chorizo ibérico en su cocina, y no sólo eso, si no que los grandes chefs lo valoran también enormemente y les gusta utilizarlo en sus creaciones. Así encontraremos platos como la Pasta con chorizo y mejillones del chef español afincado en Londres José Pizarro o la Velouté de judías blancas con chorizo y langostinos del chef inglés Phil Carnegie o el Bacalao Islandés con aguacate y chorizo, del chef AgnarSverrisson.
El chorizo ibérico es sin duda el embutido de cerdo ibérico con mayor renombre tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata de un embutido elaborado a partir de carne magra de cerdo ibérico, así como de grasa del mismo cerdo cuidadosamente seleccionada.La carne, junto con la grasa, se pica con antelación por separado y después se mezclan y se condimentan.En el caso del 100% ibérico la grasa incluida en la mezcla será inferior, ya que dada la alta riqueza oleica de la grasa 100% ibérica, la mezcla adquiere la textura y sabor requeridos con mucha menor cantidad.
La mezcla de carne y grasa ibérica se condimenta con especies, de las cuales la más destacada es el pimentón, lo que le da al chorizo ibérico su característico color rojo. Según las preferencias se puede utilizar pimentón dulce o picante, en Jabugo, es más común un chorizo con menos picante para realzar aún más el excepcional sabor de la materia prima; aunque también encontraremos el Jabuguito, típico de la zona, que es un chorizo más pequeño, menos curado y con un mayor punto de pimentón, excepcional para los platos cocinados.
En Juan Pedro Domecq, el adobado del chorizo lo realizamos siguiendo recetas tradicionales, que se originaron cuando la matanza seguía siendo un proceso familiar elaborada en su totalidad en casa. Eran un éxito entonces y lo siguen siendo ahora.
Cuando encontramos el punto exacto de condimentación que buscamos, el chorizo se introduce dentro de una tripa artificial para comenzar su proceso de secado. Dicho proceso de secado se realiza en secaderos naturales durante un período de 3 a 5 meses. Durante este proceso el chorizo perderá parte de su peso en fresco, en el caso del 100% ibérico entre un 30 y un 40% del mismo, lo que hace que se concentre aún más su sabor.Nuestro equipo visitará la sala de embutidos todas las semanas una vez pasados los 3 meses y medio iniciales, para asegurar que se envasa en su punto de curación óptimo. Una vez secado el chorizo se envasa al vacío, con una vida útil de aproximadamente un año.
Como indicábamos antes, este producto tan típico de nuestra gastronomía se ha convertido en uno de los grandes embajadores de la cocina española, siempre, junto al jamón de bellota 100% ibérico. Su precio más económico y su particular sabor, le facilitan la entrada, así como su importante valor como condimento en numerosos platos de nuestra gastronomía. Ningún restaurante español en el extranjero está completo sin contar con chorizo ibérico en su cocina, y no sólo eso, si no que los grandes chefs lo valoran también enormemente y les gusta utilizarlo en sus creaciones. Así encontraremos platos como la Pasta con chorizo y mejillones del chef español afincado en Londres José Pizarro o la Velouté de judías blancas con chorizo y langostinos del chef inglés Phil Carnegie o el Bacalao Islandés con aguacate y chorizo, del chef AgnarSverrisson.
El chorizo ibérico es sin duda el embutido de cerdo ibérico con mayor renombre tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata de un embutido elaborado a partir de carne magra de cerdo ibérico, así como de grasa del mismo cerdo cuidadosamente seleccionada.La carne, junto con la grasa, se pica con antelación por separado y después se mezclan y se condimentan.En el caso del 100% ibérico la grasa incluida en la mezcla será inferior, ya que dada la alta riqueza oleica de la grasa 100% ibérica, la mezcla adquiere la textura y sabor requeridos con mucha menor cantidad.
La mezcla de carne y grasa ibérica se condimenta con especies, de las cuales la más destacada es el pimentón, lo que le da al chorizo ibérico su característico color rojo. Según las preferencias se puede utilizar pimentón dulce o picante, en Jabugo, es más común un chorizo con menos picante para realzar aún más el excepcional sabor de la materia prima; aunque también encontraremos el Jabuguito, típico de la zona, que es un chorizo más pequeño, menos curado y con un mayor punto de pimentón, excepcional para los platos cocinados.
En Juan Pedro Domecq, el adobado del chorizo lo realizamos siguiendo recetas tradicionales, que se originaron cuando la matanza seguía siendo un proceso familiar elaborada en su totalidad en casa. Eran un éxito entonces y lo siguen siendo ahora.
Cuando encontramos el punto exacto de condimentación que buscamos, el chorizo se introduce dentro de una tripa artificial para comenzar su proceso de secado. Dicho proceso de secado se realiza en secaderos naturales durante un período de 3 a 5 meses. Durante este proceso el chorizo perderá parte de su peso en fresco, en el caso del 100% ibérico entre un 30 y un 40% del mismo, lo que hace que se concentre aún más su sabor.Nuestro equipo visitará la sala de embutidos todas las semanas una vez pasados los 3 meses y medio iniciales, para asegurar que se envasa en su punto de curación óptimo. Una vez secado el chorizo se envasa al vacío, con una vida útil de aproximadamente un año.
Como indicábamos antes, este producto tan típico de nuestra gastronomía se ha convertido en uno de los grandes embajadores de la cocina española, siempre, junto al jamón de bellota 100% ibérico. Su precio más económico y su particular sabor, le facilitan la entrada, así como su importante valor como condimento en numerosos platos de nuestra gastronomía. Ningún restaurante español en el extranjero está completo sin contar con chorizo ibérico en su cocina, y no sólo eso, si no que los grandes chefs lo valoran también enormemente y les gusta utilizarlo en sus creaciones. Así encontraremos platos como la Pasta con chorizo y mejillones del chef español afincado en Londres José Pizarro o la Velouté de judías blancas con chorizo y langostinos del chef inglés Phil Carnegie o el Bacalao Islandés con aguacate y chorizo, del chef AgnarSverrisson.
El chorizo ibérico es sin duda el embutido de cerdo ibérico con mayor renombre tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata de un embutido elaborado a partir de carne magra de cerdo ibérico, así como de grasa del mismo cerdo cuidadosamente seleccionada.La carne, junto con la grasa, se pica con antelación por separado y después se mezclan y se condimentan.En el caso del 100% ibérico la grasa incluida en la mezcla será inferior, ya que dada la alta riqueza oleica de la grasa 100% ibérica, la mezcla adquiere la textura y sabor requeridos con mucha menor cantidad.
La mezcla de carne y grasa ibérica se condimenta con especies, de las cuales la más destacada es el pimentón, lo que le da al chorizo ibérico su característico color rojo. Según las preferencias se puede utilizar pimentón dulce o picante, en Jabugo, es más común un chorizo con menos picante para realzar aún más el excepcional sabor de la materia prima; aunque también encontraremos el Jabuguito, típico de la zona, que es un chorizo más pequeño, menos curado y con un mayor punto de pimentón, excepcional para los platos cocinados.
En Juan Pedro Domecq, el adobado del chorizo lo realizamos siguiendo recetas tradicionales, que se originaron cuando la matanza seguía siendo un proceso familiar elaborada en su totalidad en casa. Eran un éxito entonces y lo siguen siendo ahora.
Cuando encontramos el punto exacto de condimentación que buscamos, el chorizo se introduce dentro de una tripa artificial para comenzar su proceso de secado. Dicho proceso de secado se realiza en secaderos naturales durante un período de 3 a 5 meses. Durante este proceso el chorizo perderá parte de su peso en fresco, en el caso del 100% ibérico entre un 30 y un 40% del mismo, lo que hace que se concentre aún más su sabor.Nuestro equipo visitará la sala de embutidos todas las semanas una vez pasados los 3 meses y medio iniciales, para asegurar que se envasa en su punto de curación óptimo. Una vez secado el chorizo se envasa al vacío, con una vida útil de aproximadamente un año.
Como indicábamos antes, este producto tan típico de nuestra gastronomía se ha convertido en uno de los grandes embajadores de la cocina española, siempre, junto al jamón de bellota 100% ibérico. Su precio más económico y su particular sabor, le facilitan la entrada, así como su importante valor como condimento en numerosos platos de nuestra gastronomía. Ningún restaurante español en el extranjero está completo sin contar con chorizo ibérico en su cocina, y no sólo eso, si no que los grandes chefs lo valoran también enormemente y les gusta utilizarlo en sus creaciones. Así encontraremos platos como la Pasta con chorizo y mejillones del chef español afincado en Londres José Pizarro o la Velouté de judías blancas con chorizo y langostinos del chef inglés Phil Carnegie o el Bacalao Islandés con aguacate y chorizo, del chef AgnarSverrisson.