• info@jamonesjpd.com

  • +34 912 961 580

DESMONTANDO MITOS

Se encuentra usted aquí

    ¿Te atreves a imitar a nuestro cortador? Haz la prueba con nuestro jamón   ¡Comprar aquí!

Cada vez más somos más conscientes de la importancia de mantener unos hábitos saludables para tener una vida sana. Para ello, se intenta seguir una dieta equilibrada, hacer deporte o mantenerse en forma. Cada vez más se buscan productos bajos en calorías, sin grasa, sin azúcares añadidos...

Al contrario de lo que se piensa, el jamón ibérico de bellota es un producto muy cardiosaludable. Antiguamente se creía que la grasa del jamón no era buena para la salud. En realidad esto es cierto sólo en el caso del jamón serrano. La diferencia entre el jamón ibérico de bellota y el jamón serrano radica no sólo en la raza del animal, es decir en sus propiedades intrínsecas, sino también en la alimentación y en la forma de vida del animal.

Los cerdos ibéricos criados en extensivo han de buscarse su propia comida. Las grandes distancias que recorren les hacen estar en forma proporcionándonos una carne de excelente calidad. Si a ello se le añade una alimentación totalmente natural, como es la ingesta diaria de bellota y de hierba, hacen de la carne de los cerdos ibéricos criados en montanera un producto saludable como pocos.

Prueba de ello, son sus propiedades nutricionales.

La más importante es su gran cantidad de ácido oleico. Representa más del 50% de las grasas. El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado que ayuda a disminuir los niveles de colesterol "malo" (o LDL) en sangre y a incrementar del colesterol "bueno" (o HDL). Tanto es así que el catedrático español Grande Covián comparó al cerdo ibérico con un olivo con patas. El alto contenido de ácido oleico se debe a la bellota, que contiene tasas de ácido oleico de hasta el 65%.

Al contrario de lo que gran mayoría cree, el jamón es un alimento bajo en calorías ya que el 100g de jamón ibérico de bellota aportan menos de 250kcal, es decir, más o menos lo mismo que 100g de pan. Es, por tanto, un excelente sustituto de la carne roja por su baja contenido en calorías y su gran cantidad de grasas monoinsaturada, mucho más saludable que la que contienen generalmente la carne roja, que suelen ser grasas saturadas.

Y finalmente, son una fuente de vitaminas B1, B6, B12 y E y el ácido fólico. En otra ocasión nos centraremos en los beneficios que tienen el aporte de estas vitaminas en nuestra dieta.

Y como ya se comentó en el artículo, Nuevo estudio sobre el Jamón Ibérico, contiene también grandes cantidades de polifenoles.