• info@jamonesjpd.com

  • +34 912 961 580

CARRERAS DE SANLUCAR

Se encuentra usted aquí

    ¿Te atreves a imitar a nuestro cortador? Haz la prueba con nuestro jamón   ¡Comprar aquí!

Agosto es un mes plagado de fiestas en España, en torno a la festividad de la Virgen, se celebran ferias de todo tipo a lo largo y ancho de nuestra geografía. Entre ellas queremos destacar una por su especial belleza natural, que une lo paisajístico, lo deportivo y lo turístico: las carreras de caballo de Sanlúcar de Barrameda.

Sanlúcar celebra en el mes de agosto sus Fiestas Patronales. En ellas destacan las alfombras realizadas con sal de colores con las que se cubren las principales calles de la ciudad y la procesión de Ntra. Sra. de la Caridad, Patrona de la Ciudad, pero su atractivo más característico son las archiconocidas carreras de caballos en la playa, que ya han sido declaradas de interés turístico internacional.

Este pueblo andaluz está situado en un enclave privilegiado, de singular belleza, al pie de las Marismas del Guadalquivir, frente al famosísimo coto de Doñana del que sólo le separa la desembocadura del río. Su puerto tuvo gran importancia histórica. De él partieron famosos navegantes rumbo a las Américas, como Colón, Magallanes y Elcano, y jugó un papel trascendental como enlace de las rutas del Atlántico y el Mediterráneo.

Uno de los mayores reclamos turísticos de Sanlúcar de Barrameda son sus playas: la de Bajo de Guía se extiende en dirección norte hacia el Puerto de Bonanza y pertenece al barrio de los pescadores; y las playas de La Calzada y las Piletas se sitúan en paralelo al paseo marítimo de la ciudad. Es en estas playas de gran belleza natural donde se celebran las famosas carreras de caballos.

El espectáculo comienza al atardecer, cuando baja la marea. Cuando el mar se retira y las playas de Sanlúcar lucen su mayor extensión, bajo la cálida luz del caer de la tarde, la arena se transforma en un hipódromo natural.

Las Playas de Bajo de Guía y las Piletas ofrecen un recorrido de más de 2000 metros lineales que supone un escenario sin igual para las carreras de caballos. Más de 200 caballos de pura sangre participan en un total de 24 carreras. Entre ellas destacan los tres grandes premios: el de Andalucía, el de Cepsa y el Ciudad de Sanlúcar, con más de 170.000 Euros en premios.

Las carreras de Sanlúcar se vienen celebrando desde el siglo XIX, celebrando este año su 165 aniversario. Podemos afirmar que las carreras de caballos más antiguas de cuantas se celebran en España, y una de las antiguas de Europa, se realizan en la desembocadura del río Guadalquivir.

Respecto a su origen hay teorías diversas, desde los que las relacionan con las carreras que hacían los mozos en la playa tras descargar la pesca del día de los caballos que empleaban al efecto, hasta las que recurren a la mitología: El Dios Febos deseganchaba los caballos de fuego de su carroza al llegar a las costas de Sanlucar y estos galopaban libres por la playa al atardecer.

La belleza natural del entorno, el mar, la arena blanca de la playa, la vista de Doñana al fondo y todo bañado con esa luz inigualable del atardecer andaluz hacen de este espectáculo algo único. Los caballo vuelan por la playa con la puesta de sol como marco, creando una visión que más parece sacada de un cuadro.

Por ello, más de 35.000 personas se acercan cada año a disfrutar de las carreras de Sanlúcar de Barrameda. Desde los palcos, que son las clásicas casetas que se instalan a pie de playa, o desde la arena, el gentío se acerca cada tarde a ver las carreras. Sus fechas y horas dependen cada año de la bajamar, que es la que las determina, por lo que debemos de informarnos bien antes de acudir. Este año tendrán lugar las carreras entres los días 1 y 3 de agosto y 17 y 19.  La organización de las carreras de caballos está a cargo de la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda y del Ayuntamiento de Sanlúcar.

El recinto destinado a las carreras ocupa unos 20.000 metros cuadrados. La playa se hace paddock, pista, taquillas y por supuesto, palcos. Desde ellos además de ver las carreras, podemos probar la gastronomía de la zona.

Tras caer el sol continúa la fiesta hasta altas horas de la madrugada. La noche sanluqueña y la simpatía de sus gentes nos invita a quedarnos. Es ineludible probar los famosísimos langostinos sanluqueños, y de la manzanilla, el vino por excelencia de esta ciudad, y como en cualquier celebración española no puede faltar el rey de la gastronomía española: El jamón 100% ibérico de bellota. Y del atardecer nos encontraremos al amanecer en este precioso entorno, sin habernos dado apenas cuenta.